Resiliencia

Según la Real Academia De La Lengua Española es la capacidad de adaptarse de forma positiva frente a situaciones adversas.

Existen distintas reacciones ante experiencias traumáticas las cuales pueden desencadenar trastornos como depresión, fobias, ataques de pánico y el común estrés postraumático.

Además de poder afrontar todas estas situaciones de dificultad, una persona resiliente consigue mantener un equilibrio utilizando las experiencias para crecer a nivel espiritual, desarrollando sus habilidades mentales mientras tiene un comportamiento optimista a la hora de enfrentar problemas.

En mi opinión, todos somos resilientes, para esto solo hay que saber utilizar los recursos que tenemos a nuestra disposición, los cuales nos van a beneficiar en este camino lleno de obstáculos. Usando pensamientos constructivos, planteamiento de metas, confianza en uno mismo, aceptación de la realidad y mucha meditación para que nuestras acciones sean las adecuadas.

Cuando una persona se encuentra en altos niveles de estrés, aparecen los pensamientos irracionales  y aquellos impulsos que perjudican tanto a uno mismo como a las personas que le rodean.  Para empezar a controlar esta serie de conductas involuntarias habrá que concentrarse en el bienestar del prójimo para así alcanzar ese nivel de conciencia, la cual viene siendo la compensación por llevar a cabo una buena acción, es decir,  pensar en los demás es a la vez pensar en uno mismo, la compasión es algo que está en nuestra esencia porque todos somos uno, de forma que al crear buenos hábitos los estaremos transmitiendo a los demás y todo esto se convertirá en un núcleo de  armonía donde las enfermedades mentales no existirán. 

Los seres humanos, como seres sociales que somos, nos influenciamos entre sí, en la vida todos somos alumnos y maestros a la vez, ¿Qué quiero decir con todo esto? A lo largo de la evolución humana, tanto la mente como el cuerpo se han adaptado a la sensación, percepción e interpretación de numerosas emociones que albergamos en nuestro interior. Somos producto de costumbres y adoctrinamientos que por décadas no han hecho más que llenarnos la cabeza de teorías absurdas y de esta manera existe un patrón en el mundo que no provee bienestar real a este.

¿Por qué sucede todo esto? Seguimos el ejemplo de seres que están confundidos, actuando en contra de sí mismos y del mundo entero, parece exagerado pero la realidad es que si observamos detenidamente podremos notar que nos estamos dejando guiar por un sistema donde la corrupción es cada vez más fuerte. ¿Acaso todo esto no nos hace resilientes?.

Básicamente estamos siendo bombardeados con ideas que creemos están bien cuando la realidad debería ser otra. Aceptar la realidad no quiere decir conformismo, para poder cambiar algo primero debemos conocer la forma en la que funciona tal y como está, es como la psicología que estudia la conducta humana y que a raíz de eso conseguimos las herramientas adecuadas para incentivar el cambio o mejoría que estamos buscando. Solemos buscar ayuda con seres que no están lo suficientemente capacitados para ello y es ahí donde caemos en este ciclo que nos mantiene ciegos y estancados en viejas tradiciones inútiles. Para realmente desligarnos de traumas y conflictos cotidianos es necesario ser extremista y radical, esto no involucra un daño, sino todo lo contrario siempre cuando estemos haciendo lo que es correcto.

¿Cómo se puede estar seguro de que se está haciendo lo correcto? Después de todo, la única manera será escuchar con mucha atención nuestro corazón y no lo tomen como una frase cliché, lo que esto quiere decir es que es necesario conocernos en profundidad a nosotros mismos y ser más analíticos con las circunstancias que se presentan, ya que si nos distraemos de nuestro objetivo, será muy fácil volver a la confusión ocasionando así, las inseguridades, dudas y ansiedades con  la que la mayoría de las personas lidian todos los días.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *