Desintoxicación

La desintoxicación es un proceso el cual deberíamos llevar a cabo con cierta regularidad, ya que en nuestro interior se acumulan  sustancias toxicas que con el tiempo pueden desatar graves problemas de salud. Al permitirnos una desintoxicación, le damos a nuestro cuerpo la oportunidad de trabajar de manera más eficiente.

Las toxinas son sustancias provenientes de todos lados, suelen ser absorbidas por los tejidos de nuestro cuerpo y se encuentran en el aire, en el agua, en los alimentos que consumimos, los medicamentos, en los objetos que tocamos a diario e inclusive el mismo cuerpo las puede desarrollar si nuestro estado emocional está afectado. Cabe destacar que en nuestro cuerpo existe un conjunto de órganos que se encargan de eliminar las toxinas, conocido como el sistema excretor que está compuesto por 4 órganos que son: los pulmones, el hígado, las glándulas sudoríparas y los riñones pero aun así, si no hacemos nada para limpiar nuestro cuerpo y para evitar reducir al mínimo el consumo de toxinas, nuestro cuerpo tendrá un desgaste energético tratando de auto-limpiarse, lo ideal es colaborar haciendo algo al respecto como reducir la ingesta de toxinas y llevar a cabo los métodos de desintoxicación, de esta forma hacemos que la salida de las toxinas sea mas frecuente que la entrada.

Los métodos de desintoxicación naturales del cuerpo son: la respiración, la transpiración, la micción y la defecación.

La respiración es un proceso automático y es por ello que no somos conscientes de esto usualmente, cada vez que respiramos, el cuerpo toma el oxígeno del aire que lleva hasta la sangre y expulsa dióxido de carbono pero si queremos enfocarnos en la profunda eliminación de toxinas, se requiere de ejercicios de respiración profunda y lenta ya que si dejamos que esto siga ocurriendo de forma automática, estaremos limitando este proceso de desintoxicación en nuestro sistema.

La transpiración es un proceso fisiológico que tiene como misión regular la temperatura corporal y consiste en la liberación de vapor de agua y sales minerales por parte de las glándulas sudoríparas, a través de los poros de la piel eliminando así variedades de toxinas acumuladas, cabe destacar que el sudor solo elimina pequeñas cantidades de las numerables toxinas que llevamos dentro pero nunca está de más impulsar el proceso de transpiración, ademas de que el sudor mantiene nuestro cuerpo frio y refresca la piel.

Una forma de transpiración común es el ejercicio o el yoga, debido al movimiento, el cual es fundamental en los seres humanos ya que nos permite realizar diferentes actividades para fomentar el desarrollo de músculos y limpieza de tejidos. Aunque también están otros métodos como los saunas o baños de vapor que resultan ser bastante eficiente para lograr una máxima desintoxicación.

Los deshechos de nuestro organismo son mayormente enviados a los intestinos para ser evacuados a través de la micción y la defecación. En condiciones normales este proceso debería ocurrir naturalmente al menos una vez al día, si esto no ocurre podemos llegar a presentar problemas graves.

Para evitar todos los posibles problemas lo mejor será una intervención inmediata en nuestros hábitos alimenticios, uno de los medios mas fáciles para promover la desintoxicación es en definitiva llevar una buena alimentación. Debemos tener presente que la naturaleza contiene todo lo necesario para mantener los cuerpos saludables, dentro de un ambiente sano y equilibrado pero hemos abandonado todo eso para introducirnos en un entorno de dependencia, estrés constante e ideas erróneas acerca de muchos temas relacionados con la salud.

El ayuno es la vía más eficaz para desintoxicar el cuerpo aunque la menos usada, este método es conocido desde hace mucho tiempo atrás y consta de no consumir ningún tipo de alimento o bebida a excepción del agua, durante cierto periodo de tiempo, el cual puede durar entre 3 a 30 días.

Para conseguir los beneficios que nos brinda esta practica es indispensable mantener la disciplina, absteniéndose de consumir cualquier tipo de nutriente, por ende no podríamos considerar un ayuno cuando se consumen jugos o infusiones durante el proceso.

Existen las creencias de que durante el ayuno el cuerpo se debilita por la falta de ingesta pero la realidad es todo lo contrario. Muchas personas se han recuperado de sus malestares y enfermedades gracias a este desafiante método, el cual solo es »difícil» durante las primeras 48 horas ya el estómago todavía está el ácido debido a los alimentos consumidos antes del ayuno, causando así aquellos dolores o sensación de »hambre» en el estomago, para solucionar esto solo es necesario diluir el ácido con el agua potable y el dolor desaparecerá o disminuirá junto con la ansiedad por comer, también es recomendable llevar una alimentación bastante natural y ligera antes de llevar a cabo el proceso de ayuno. Al cabo de unos días se podrá sentir la claridad mental y sensación de bienestar.

Este proceso requiere del reposo total de la persona quien esté en ayuno ya que demanda un ahorro de energía, por lo que básicamente se espera que lo hagamos sin tener  contacto con nuestros dispositivos tecnológicos, en un ambiente calmado y preferiblemente aislad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *