Mi Experiencia en: Vida Lotus

¿Quieres saber cómo cambié mi vida siguiendo 9 simples pasos?

Hace 4 años vivo en Panamá, el país que me abrió las puertas para rehacer mi vida y con el cual estoy muy agradecida por ello. Cambiarse de país no es fácil pero he obtenido una gran cantidad de experiencias significativas, las cuales me han ayudado a crecer como persona y con cada día que pasa me siento cada vez más diferente, contemplando cosas nuevas y modificando perspectivas e ideales.

Hace dos años conocí un sitio muy especial, El Limón de Campana, el cual está ubicado en la provincia de Panamá Oeste. Cuenta con un clima fantástico, una vista majestuosa y gente muy amable. Justo ahí es donde se encuentra Vida Lotus, se trata de un paraíso construido con amor, donde aprendí muchísimas cosas valiosas, entre estas, un sistema de 9 partes que me ayudó a comprender el bienestar y compartirlo con el mundo.

Vida Lotus no solo se trata de un espacio físico, sino de un movimiento el cual consiste en erradicar el sufrimiento. Conocer este sistema me hizo dar cuenta de cuán complicados y confundidos podemos estar los seres humanos, que el sufrimiento es real y se propaga, supe que no podía quedarme de brazos cruzados y entendí que la felicidad siempre estará dentro de cada uno de nosotros y es mi deber colaborar en este mundo guiando a otros hacia la sanación. Así que aprovecho esta nueva oportunidad para invitarte a saber en qué consiste el sistema.
Descúbrelo haciendo click aquí.  

Además adquirí un nuevo interés: La cocina. Antes de llegar aquí tenía muy poco conocimiento en esa área tan relevante pero poco a poco fui desarrollando una pasión impresionante a la comida, empecé a verlo desde otro punto, entendiendo lo importante que es una buena alimentación para nuestra salud y respetando siempre la integridad de otros seres vivos, pude captar el verdadero significado de la alimentación y así aprendí cómo llevarla a cabo de manera óptima. Anteriormente mi alimentación había sido muy mala y mi interés por la cocina era nulo lo que me llevaba a comer mucho en la calle, lo cual resulta en una mala decisión para quien le interesa su salud pero yo no tenía mucho conocimiento al respecto en ese entonces así que mantenía los mismos hábitos que me llevaron principalmente a un aumento de peso notable y a una insatisfacción constante queriendo ser saciada con comida, pues lo antojos que yo presentaba eran constantes, me encontraba totalmente intoxicada con toda la comida basura repleta de químicos adictivos. Las dietas no eran para mí; era lo que yo decía, ya que me parecía un total sufrimiento limitarme a comer lo que me apetecía, pero el problema principal era que mis antojos nunca eran los adecuados, pues no pensaba en comerme una fruta sino algo empaquetado y muy mediocre.  Todo cambió gracias a la información que adquirí en los últimos años, sirvió para darme cuenta de muchas cosas, como que a veces creemos que algo está bien porque es lo común pero en definitiva hoy puedo decir que lo normal no siempre es lo correcto.

Lo correcto es lo correcto, aunque no lo haga nadie. Lo que está mal está mal, aunque todo el mundo se equivoque al respecto. — G.K. Chesterton 

Mi amor por la cocina ahora es impresionante y lo es para muchos de los que me conocen, pasé de no saber preparar nada a crear cosas geniales. Desde que entendí que la alimentación basada en plantas era lo mejor, despertó en mí un interés enorme por crear y experimentar en la cocina. Ahora me dedico a preparar platillos veganos y crudiveganos.

La decisión de cambiar mi alimentación ha sido un acontecimiento muy importante para mi, adoro compartir esta nueva pasión con todos para demostrar lo variada y lo beneficiosa que es la comida basada en plantas. Los antojos »insaciables» se han reducido, ahora que me alimento mejor no siento ningún interés por lo que consumía antes, no siento limitación alguna, no estoy en una dieta y eso es lo mejor puesto que ahora esto se ha convertido en mi nuevo estilo de vida.

He aprendido mucho sobre el amor, cuando escuchamos por ejemplo: »Amarás a tu prójimo como a ti mismo» para mi tiene todo el sentido del mundo y ¿quién es el ‘prójimo’? Todo, todo lo que el universo contiene, desde una pequeña oruga hasta un imponente árbol. Hay que amar la vida, ser apasionado, convertir el amor en nuestro guía.

El amor es todo y aunque ya creía conocer estos valores, logré profundizar en ellos, ahora he conocido la paciencia, la gratitud y la auténtica felicidad, que no hay mejor regalo que dar, el servicio es alegría y es la mejor demostración de amor. Me atrevo a decir que si todos pensaramos en dar más que en recibir, el mundo sería un lugar mejor pero lamentablemente el egoísmo abunda, entre otras enfermedades mentales que el ser humano mismo se ha encargado de crear, por eso sé que la mejor forma de enseñar es dando el ejemplo.

El que no vive para servir, no sirve para vivir. Madre Teresa de Calcuta

He aprendido a conocerme; una vez identifiqué mis verdaderas necesidades pude ver la cantidad de caprichos que estaba confundiendo con necesidades. De esa manera me doy cuenta que millones de personas pasan por lo mismo y viven sus vidas sin saber donde ir, persiguiendo su cola, girando en círculos sin más.

Uno de los caprichos más cotidianos se trata del hambre, el cual ahora me gusta creer que no existe, pues ya no hay reloj en mi cuerpo que diga que a cierta hora en especifico debo comer. Controlar mi apetito ha sido trascendental puesto que me ha servido mucho para reconocer lo que realmente debo consumir y lo que no. Comer tres veces al día no es ninguna ley, sino una costumbre y les pido que no se confundan, sigo comiendo pero de forma poco lineal, lo que quiere decir que puedo alimentarme menos o más de 3 veces en un día sin importar la hora pero siempre consciente de lo que entra en mi cuerpo y por mi experiencia, adicional a exámenes médicos, he concluido que de manera negativa no me está afectando, así que he decido continuar en este camino que me ha facilitado mucho las cosas.

Aprendí a identificar el miedo como una barrera que hay que derribar, es normal sentir miedo pero justamente porque sea normal no quiere decir que sea lo ideal o lo más adecuado, pues el miedo siempre resulta sentirse incómodo, mal y varias veces ni lo podemos reconocer. Se entiende que el miedo es una reacción por la amenaza pero el punto es saber identificar eso ya que no siempre nos encontramos en dicha situación. Como bien me enseñaron aquí: »El contrario del amor no es el odio, sino el miedo» y creanme que no ha sido simple pero sigo en constante introspección para mejorar quien soy. No existe la perfección pero creo que cada uno de nosotros podemos trabajar para alcanzar la excelencia.

El proceso es sencillo pero no ha sido tan fácil pues es más difícil desaprender que aprender y eliminar las costumbres e ideologías impuestas en el sistema, siendo eso lo único que conocemos, se torna un poco complicado de modificar pero una vez eres consciente de que tienes el poder de cambiar, todo puede ir mejorando.

Mil gracias Vida Lotus por abrir mis lo ojos, por impulsarme a ir por un buen camino. Gracias por el apoyo, la paciencia y amor que me fue entregado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *